Carboxiterapia: carbono para combatir la celulitis

La carboxiterapia es un novedoso tratamiento de belleza diseñado específicamente para reducir y eliminar la celulitis. En muy poco tiempo notarás una notable mejoría de la piel, ya que es capaz de reducir notablemente la piel de naranja, y una disminución disminución del volumen y de la pesadez de las piernas. ¡Descubre en qué consiste!

CarboxiterapiaEs un método no quirúrgico el cual consiste en el uso terapéutico del gas dióxido de Carbono (CO2) por vía subcutánea. El CO2 es inyectado en forma estéril a través de una fina aguja en el tejido subcutáneo. Una vez inyectado, el CO2 se difunde rápidamente hacia los tejidos adyacentes, ejerciendo su función.

Su introducción bajo la piel se completa con un movimiento de masaje manual que ayuda a distribuir el anhídrido carbónico y hacerlo circular. El CO2, al entrar en contacto con la grasa se difunde y, parte de él, va a los glóbulos rojos: al ponerse en contacto con la hemoglobina, cede el oxígeno a los tejidos. Ese oxígeno permite ser usado para reacciones metabólicas y además produce una estimulación de la combustión de grasas.



Los primeros resultados se observan de inmediato, la calidad del tejido mejora, la piel se vuelve más lisa y las zonas afectadas se vuelven más delgadas. Sin embargo, se necesitan un mínimo de 12 sesiones para completar el tratamiento. Hay que tener en cuenta que el CO2 inyectado permanece en el organismo entre 24 y 30 horas, lo que obliga a alternar las sesiones entre 2 ó 3 veces por semana, con el fin de permitir al cuerpo recuperar su equilibrio natural.

A traves de los efectos terapéuticos mencionados restablece la morfología y función de la microcirculación, (base de la enfermedad), aumentando la cantidad y velocidad del flujo sanguíneo, disminuyendo la acumulación de líquido entre las células, desintegrando la grasa de la hipodermis y disminuyendo la fibrosis.

En pocas semanas, es estimulado naturalmente el metabolismo local, con el aumento de microcirculación, eliminación de toxinas y activación del proceso de lipolisis (destruccion del tejido graso).

Suscríbete al newsletter